MASARU EMOTO el agua tiene memoria/l’acqua ha memoria

th-5Emoto se graduó en relaciones internacionales por la Universidad Municipal de Yokohama (Departamento de Ciencias y Humanidades). También se graduó como doctor en medicina alternativa en 1992 por la universidad abierta internacional de medicina alternativa de India.El punto esencial de las teorías de Emoto consiste en que “El pensamiento humano, las palabras, la música, las etiquetas en los envases, influyen sobre el agua y ésta cambia a mejor absolutamente. Si el agua lo hace, nosotros que somos 70-80% agua deberíamos comportarnos igual. Debería Ud. aplicar mi teoría a su vida para mejorarla”. La prueba que aporta Emoto, para convencer a las personas, es la superior belleza de los cristales de hielo extraídos de agua “no tratada” frente a la baja belleza de los de agua “tratada” en sus experimentos. Los creyentes en Emoto, por tanto, aceptan que mentalmente o por la palabra se puede influir en la estructura o propiedades de una sustancia química como el agua. Y que dicth-6ha influencia (extraordinariamente positiva) pasaría del agua al cuerpo humano posteriormente al ingerirla. Las afirmaciones de Emoto contienen otras afirmaciones discutidas, como que materias como el arroz (y en general las materias orgánicas inanimadas) se comportan de la misma manera descrita para el agua y que las maneras de inducir estos cambios abarcan más posibilidades. En muestras de agua congelada como las descritas o en un montón de nieve natural del tamaño de una gota hay muchos cristales, no sólo unos pocos o uno nada más, y que la búsqueda desplazando la cabeza del microscopio puede producir tanto un grupo de fotos de cristales regulares y bellos como de cristales irregulares o amorfos. La creación de cristales de agua está dirigida por diversas leyes físicas conocidas por diversos estudios al respecto, pero la más mínima variación en valores puntuales de humedad, temperatura, v
ibración, y sus gradientes en el tiempo, lleva a cristales distintos. La propia física predice la aparición de infinitas formas distintas de cristales en muestras como las creadas, sin que para ello sea necesario nada más. Esta realidad demostrable que permite en la práctica tanto obtener cristales bonitos o cristath-8les feos, de la misma muestra, sea cual sea ésta, por elección voluntaria del observador, en el mismo instante, es una de las explicaciones aportadaspor la ciencia para explicar los resultados propuestos.

Se propone un ejemplo, perfectamente integrado en su teoría, y que Emoto mismo podría plantear, que muestra las enormes implicaciones de aceptarla como cierta sin pruebas concluyentes. Si usásemos para el experimento el vino usado en el sacramento católico de la eucaristía en vez de agua. La Iglesia dice que “el vino se convierte en la sangre de Cristo” en sentido figurado, simbólico, sin cambiar ni física ni químicamente, en una recreación del evento de la última cena. Emoto, al contrario, dice que el vino ha cambiado realmente y mediante la obtención de cristales del estado anterior y posterior a la consagración puede demostrar que el vino ha experimentado “variación en sus propiedades”. Esto, inevitablemente, implicaría diversas conclusiones en las personas que creyeran probado el cambio. Un ejemplo menos llamativo de exactamente la misma idea, pero que no involucrase la religión, podría ser poner a dos botellas del mismo vino o de cualquier marca de agua una etiqueta de papel con palabras amables o no amables escritas en la misma y demostrar posteriormente, usando cristales de vino o de agua congelada, que el vino o el agua se ha “modificado” en virtud de ese tratamiento. Si pensamos que nosotros estamos hechos por el 70% de agua, podemos pensar como las nuestras emociones y los pensamientos influien en el bienestar psico fisico.

Masaru Emoto è conosciuto per il suo controverso pensiero sulla presunta memoria dell’acqua, teoria secondo la quale sussisterebbe una relazione tra i pensieri umani e vari stati dell’acqua considerata a una temperatura convenzionale di -4 °C
Egli sostiene di avere documentato con fotografie il fatto che i cristalli assumerebbero una forma armonicamente simmetrica o, al contrario, caotica e disordinata, in conseguenza dell’inquinamento dell’acqua stessa e della presunta “energia” cui sarebbero esposti; sia essa sotto forma di suono (voce e musica), parola scritta (etichetta applicata a una brocca) o pensiero[1].
Dal 1999 Emoto ha pubblicato diversi libri della stessa collana, intitolati Messages from Water (Messaggi dall’Acqua), contenenti fotografie di cristalli d’acqua a suo dire sottoposti al trattamento con «preghiera, musica o scritte avvicinate a contenitori d’acqua». Video in Italiano

n

Esta entrada fue publicada en Curiosidad/Curiosita, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *